viernes, 26 de mayo de 2017

La vejez

Lo mejor de la semana en Ciberseguridad

Cuando hablamos de algo “viejo”, por norma general nos referimos a algo con muchos años. La propia RAE es su segunda acepción (la primera la obviamos por referirse exclusivamente a seres vivos) describe la palabra viejo como: “existente desde hace mucho tiempo o que perdura en su estado”. En resumidas cuentas, cuando usamos esta palabra lo hacemos con connotaciones negativas y pretéritas. De ahí que mucha gente dice: “yo no soy viejo, viejos son la ropa y los muebles”.

Sin embargo, más tarde o más temprano conocemos a ancianos con más vitalidad que veinteañeros. Así que tampoco debería sorprendernos cuando modas del pasado vuelven a estar en boga. Hoy en nuestro repaso a la semana, notamos que las noticias tienen un toque... no viejo, pero sí algo “vintage”. 

Una frase recurrente que mucho tiene que ver con lo “vintage” es aquella que dice: “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Sin embargo, en el mundo de la ciberseguridad ese sentimiento melancólico puede jugarnos una mala pasada. ¿Por qué decimos esto? Porque el pasado lunes nos enterábamos gracias a la investigación de Kaspersky Lab de que más del 98% de las víctimas del ransomware WannaCry utilizaban Windows 7.

Sin embargo, aunque el mundo de la ciberseguridad se está actualizando constantemente, no siempre hace las modificaciones donde debe. Ayer mismo nos enterábamos de que el programa Samba llevaba con una vulnerabilidad escondida más de 7 años. ¿Cuáles eran las consecuencias de este “descuido”? Miles y miles de accesos remotos a los ordenadores gracias a este desperfecto.

Y aunque apenas han pasado unas semanas escasas desde el incidente de WannaCry que dejó en jaque al mundo de la ciberseguridad, es algo que ya nos resulta familiar y conocido. Lo más sorprendente es que según las últimas investigaciones, los que están detrás del ataque también son un antiguo conocido. Tras analizar los datos recopilados por varios investigadores, los ejecutores de este ataque son los mismos que llevaron a cabo el robo al Banco Central de Bangladesh y la filtración de datos de Sony: Lazarus Group.

Pero WannaCry no es el único peligro que nos tiene en alerta. Ayer descubríamos que otro viejo conocido, Qakbot había vuelto a la carga, más fuerte que nunca. Con esta nueva actualización, este malware es capaz de bloquear a las empresas y acceder a sus redes, así como infectar a los sistemas vecinos.

Y por último, pero no por ello menos importante, queremos destacar una noticia que afecta a todos los seriefilos que usan la web para descargarse los subtítulos. Estad atentos pues leer la “letra pequeña” os puede costar un buen disgusto. Los hackers han averiguado la forma de bloquear miles de dispositivos que usen VLC, Stremio, Kodi o Popcorn time. ¿Cómo? Mediante la creación de archivos de subtítulos maliciosos para películas y programas de televisión.

Como vemos, que algo tenga varios años (dejemos a un lado la palabra viejo) no quiere decir que esté desfasado o ya no sea peligroso. La relatividad del tiempo es algo que Eistein demostró con el fenómeno de la dilatación del tiempo, por lo que pensar que algo con varios años de antigüedad puede estar obsoleto es una idea muy peligrosa en el mundo de la ciberseguridad. 


Imagen: pixabay.com

0 comentarios:

Publicar un comentario