miércoles, 14 de junio de 2017

La cárcel

El estudio de la semana

A diferencia de lo que muchos piensan, el encarcelamiento (según su base primigenia), no tiene un objetivo punitivo exclusivamente. Las prisiones son lugares en los que se pretende reeducar a los convictos para luego se puedan reinsertar a la sociedad. Al igual que cuando castigamos a un niño pequeño, lo que la cárcel busca al privar de libertad al individuo es que sea consciente de que sus actos tienen consecuencias, para así evitar que reincida en sus infracciones a la ley. 

Este método de “aprendizaje” está relacionado con la teoría de aprendizaje de estímulo-respuesta. Dicha teoría explica el aprendizaje humano, o la ausencia del mismo, en función de las reacciones o respuestas de una persona a los estímulos. Y de todo esto, aunque parezca increíble, nos toca hablar, y aprender, en el día de hoy.

Un estudio realizado por Wombat Security a 2.000 encuestados (1.000 de Estados Unidos y 1.000 de Reino Unido) preguntó a los usuarios sobre temas de ciberseguridad y las mejores prácticas que ellos consideran fundamentales para la seguridad en las redes y los datos. Dicha encuesta mostraba que la mitad de los participantes estadounidenses habían sido víctimas de un robo de identidad, mientras que tan solo el 19% de los encuestados ingleses habían sufrido este tipo de ataque.

Esta diferencia podría estar condicionada por la seguridad laxa aplicada por los estadounidenses en sus redes de trabajo. Un ejemplo para clarificar esta afirmación: la investigación encontró que el 54% de los encuestados consideran un lugar seguro para el uso WiFi sitios como un hotel o un aeropuerto internacional. En contraposición, tan solo el 27% de los encuestados de Reino Unido están de acuerdo con esta información.

Por otro lado, otro dato importante extraído del estudio es que mientras la mitad de los empleados tiene un conocimiento básico sobre el phishing, el 30% no tiene conocimientos sobre esta amenaza, mientras que uno de cada diez encuestados no tiene ni idea de lo que estamos hablando. Y esto no es todo lo malo, ya que los investigadores han descubierto que el conocimiento respecto al ransomware es aún peor, con un 63% de los estadounidenses y un 58% de los ingleses sin saber responder a "¿qué es un ransomware?".

Wombat también ha examinado las conductas y elecciones personales de los empleados y cómo esto está directamente relacionado con la seguridad de sus dispositivos corporativos. De aquellos que usan un portátil o un smartphone de empresa en casa, Wombat concluye varias claves de riesgo:

  • El 54% de los estadounidenses y el 36% de los ingleses hacen uso de sus redes sociales en sus dispositivos de trabajo.
  • El 57% de los de los estadounidenses y el 28% de los ingleses hacen uso de plataformas de streaming en sus dispositivos de trabajo.
  • El 58% de los de los estadounidenses y el 45% de los ingleses compra online desde sus dispositivos de trabajo. 
  • El 52% de los de los estadounidenses y el 30% de los ingleses juegan en sus dispositivos de trabajo. 

Además, Wombat descubre que un número alarmante de esos mismos trabajadores estadounidenses permiten a sus familiares y amigos cercanos echar un vistazo o contestar a mails (43%), hacer streaming (47%) y jugar a videojuegos (50%) en sus dispositivos de trabajo.

Nos cuesta aprender y en muchas ocasiones parece que la única forma de hacerlo es a través de nuestros errores. Aún con esas, el ser humano es el único animal que se tropieza dos veces con la misma piedra. El CIGTR brinda esta información para evitar esos tropiezos, y si llega tarde, al menos que sirva para alumbrarte el camino y evitar más trampas con las que caer de morros. 

0 comentarios:

Publicar un comentario