lunes, 3 de julio de 2017

La llegada de las vacaciones

Hoy, hace un año...

Comienza julio y con este caluroso mes llega uno de los momentos más esperados por todos: las vacaciones. Los niños acaban el colegio y se van a campamentos de verano, los jóvenes aprovechan para disfrutar y conocer lugares y las familias aprovechan para pasar tiempo con los seres queridos. Todo con el único objetivo de disfrutar y olvidarnos de nuestras preocupaciones. Sin embargo, ese momento de desconexión del mundo real se puede convertir en una pesadilla. Los periodos vacacionales son las épocas del año preferidas por los criminales para entrar en nuestras casas y hacerse con nuestros bienes más preciados.

En el mundo de la ciberseguridad también ocurre lo mismo, aunque muchas veces parezca que es verano 365 días al año. Hoy, en nuestra mirada atrás en el tiempo  veremos algunos robos de verano y también unos cursos de verano muy interesantes.

No todas las noticias de verano son buenas. Hace un año  la seguridad bancaria de Reino Unido estaba en alerta debido a un troyano bancario. Gracias a una mejora en el código de Retefe (el nombre del susodicho), los cibercriminales consiguieron hacerse con un botín de 10 millones de euros. La forma de distribución fue vía mensajes de spam con un adjunto que instalaba un certificado falso en el ordenador.

Esta noticia resultaba más preocupante en tanto en cuanto también descubrimos que los robos de datos en redes empresariales se habían incrementado un 29% desde 2013. El estudio realizado por el instituto Ponemon debido a un encargo de IBM revelaba datos tan interesantes como el coste medio para una empresa tras un robo de datos, la procedencia de los ataques que se realizan o el coste de un equipo de respuesta.

Ni siquiera los grandes empresarios del mundo digital se libran de las garras de los cibercriminales.
Si no que se lo pregunten al CEO de Google, que tuvo que ver cómo el grupo OurMine se hizo con las credenciales de su cuenta en Quora. Tras robarle la identidad, el grupo decidió postear a sus más de 508.000 seguidores. Un hack inofensivo, pero que pone al descubierto lo descuidados que podemos llegar a ser en materia de seguridad.

Y hablando de cursos de verano (y con la resaca de los que tuvieron lugar la semana pasada), no podemos dejar pasar la oportunidad de recordar las jornadas que tuvieron lugar hace un año en el Teatro Real Carlos III de Aranjuez. En aquella ocasión las ponencias que acogieron a más de 15 profesionales del sector trataban sobre la relación entre Fintech y Ciberseguridad. Machine Learning, análisis de big data, pagos móvil y mucho más en unas jornadas que fueron todo un éxito.

Las vacaciones han de ser un momento de relajación, de paz en la que descansar y olvidarse de todos los problemas que nos atormentan en el día a día. Sin embargo, que estemos más despreocupados no quiere decir que nos olvidemos por completo de nuestras obligaciones. Quizás nosotros descansemos,  pero no debemos olvidar que los cibercriminales nunca lo hace. 

0 comentarios:

Publicar un comentario