viernes, 8 de septiembre de 2017

En mitad de la pandemia

Lo mejor de la semana en Ciberseguridad

Imagina despertarte, quedarte en la cama ensimismado recreando el magnífico sueño de la noche anterior. Todo parece en calma hasta que de repente enciendes la tele “Un virus se ha expandido”. Un virus que ataca sin distinción, la población se siente indefensa y el pánico se apodera de las calles. La búsqueda de la cura es la mayor prioridad y tiene que ser cuanto antes.


Esto le habrá pasado a muchos lectores tras la vuelta de sus vacaciones. La reincorporación a la rutina nos devuelve a la realidad cotidiana donde no todo ha cambiado tanto. Hay que ser conscientes de que el mal sigue ahí fuera y que los ciberataques siguen siendo parte del día a día. Hoy, en nuestro repaso a lo mejor de la semana, os ponemos al día de los virus que aún siguen dando guerra.

A principios de semana descubríamos que los virus vienen pisando fuerte. Ni en la propia web del gobierno estadounidense te puedes sentir seguro. Un malicioso JavaScript redirigía a los usuarios hacia la instalación de un ransomware en su propio ordenador. El malware fue retirado en un par de horas pero aún no se sabe cuántos usuarios se infectaron.

Del gobierno estadounidense nos movemos hasta uno de los grandes. Porque tampoco el gigante de Amazon se libra de los ataques. No se puede evitar la sorpresa al descubrir que la información personal de ciudadanos estadounidenses se vio filtrada debido a un descuido en sus servidores. ¿Error de novatos no proteger esta información con una contraseña? 

Y peor que pillar un virus es que uno ya curado vuelva a atacar. Esto es lo que ha pasado con Dragonfly. Este grupo ya atacó en 2011 al sector de la aviación y defensa en EEUU y Canadá. En el año 2014 se les desmanteló una campaña atacando diversos países de la Unión Europea. Sector energético, échate a temblar. Han vuelto y eres su objetivo.

Otro que sigue dando guerra es Locky. Esta semana ha saltado la noticia de la existencia de más de 23 millones de emails enviados en menos de 24 horas. Estos correos estaban vinculados a actividades de phising  y ransomware. Todavía no se sabe el alcance de este ataque ni el número de usuarios afectados.

¿Y qué ocurre cuando el 44% de la población de EEUU se ve afectada por el mismo virus? Pues que nos vienen a la cabeza múltiples películas de pandemias. Esto es lo que ha pasado esta misma mañana. Equilax, proveedor de informes de crédito de consumo, ha sufrido un filtrado de información que ha afectado a 143 millones de estadounidenses. No es la primera vez que Equifax sufre un ataque de estas características. Deberían aumentar se seguridad y andarse con ojo.

Cuesta ver la luz al final del túnel, porque es una realidad que los virus seguirán surgiendo y atacando por doquier. La conclusión inicial es que hoy por hoy, nadie está a salvo. Pero mientras llega esa cura definitiva que erradique los virus, si es que llega, las medidas de seguridad son la única arma de la que disponemos para combatir los contagios. Medidas que empiezan por uno mismo. Aunque no lo hagas por ti, hazlo por los demás. Internet es nuestro terreno común, y su mayor valor es cómo lo defendamos entre todos.

0 comentarios:

Publicar un comentario