miércoles, 25 de octubre de 2017

Escasos de confianza

La desconfianza está a la orden del día. Falta de confianza en las personas, en las empresas, en los productos… Más allá de la definición de la Real Academia Española, la desconfianza puede ser vista como una amenaza para la felicidad, al fin y al cabo, quien desconfía anticipa algo negativo, desembocando en un continuo estado de alerta. 

Al igual que en el mundo físico, la falta de confianza  se hace presente en las redes. En términos de cualquier transacción siempre es necesaria una tercera parte que verifique quienes somos y lleve cierto control de las transacciones realizadas.  De manera muy resumida, para todo aquel que ande un poco perdido, blockchain, o cadena de bloques en castellano, es una base de datos de la que todos los que participan en la red guardan una copia. Esta tecnología se basa en el consenso y la confianza: si todos tenemos la misma información, esa información es verdad.

Pero aunque esta tecnología está en todas las bocas, y comienza a ser frecuente en eventos y charlas, las opiniones, como en la mayoría de los asuntos, no son ecuánimes. Los expertos opinan que propiciará una revolución, pero, es bien sabido que las revoluciones a veces no son sinónimo de mejora.  Más allá de las opiniones, los temores y dudas comienzan a aflorar dentro de las empresas y hoy conocemos los resultados de una encuesta realizada a más de 200 profesionales británicos del sector. Este estudio es llevado a cabo por la consultoría de búsqueda y contratación MBN para conocer la visión de las empresas sobre la llegada del blockchain y cómo afectará a su negocio. 

El blockchain ha aterrizado y viene para quedarse. No es una utopía y la mayoría de las empresas lo tienen muy claro, más de la mitad planean llevar a cabo iniciativas basadas en blockchain. Analizando los datos extraídos de la encuesta se puede afirmar que en los puestos directivos el blockchain es una realidad que traerá muchas mejoras: el 90% de los directores de tecnología creen que blockchain mejorará la confianza, privacidad y seguridad del consumidor. Este dato es ciertamente positivo ya que serán ellos los encargados de dar el paso dentro de las empresas y fomentar la motivación de sus propios equipos a la hora de afrontar la adaptación de sus modelos de negocio a esta nueva tecnología.

Pero a pesar de que los puestos directivos lo tienen bastante claro solo 1 de 10 de los ejecutivos entrevistados creen tener las habilidades necesarias para llevar a cabo la implantación de blockchain en sus empresas. Y es que esta herramienta trae consigo una necesidad de conocimientos y habilidades que, teniendo en cuenta la falta de talento que ya se viene achacando al sector de la ciberseguridad desde hace un tiempo, pueden ser difíciles de conseguir. 

Pero más allá de los departamentos de ciberseguridad, esto del blockchain suena a chino. Más del 40% de los ejecutivos senior de departamentos no relacionados con IT o datos admiten no entender completamente la tecnología blockchain. Y es que para muchos este es uno de los grandes inconvenientes de esta nueva herramienta. El propio consumidor no va a ver una mejora en sus transacciones, ya que esta mejora de la ciberseguridad no es algo tangible.  

Paul Forrest, presidente de la empresa encargada de la encuesta dice: “Lo que queda claro tras la encuesta es que la conversación acerca de blockchain está evolucionando rápidamente y nosotros simplemente estamos empezando a entender la tecnología real y el potencial total detrás de aplicaciones financieras. Mientras es motivador que tantos negocios estén pensando en implantar blockchain, también está claro que es necesario asentar unas buenas bases de habilidades si queremos estar en la vanguardia”. En pocas palabras, primero el uno y luego el dos. 

Es cierto que en los últimos años hemos ido perdiendo libertades en Internet a cambio de comodidades. Blockchain en principio, parece una buena medida para volver a recuperar el control de nuestra privacidad y la confianza a la hora de realizar transacciones pero, las cosas de palacio van despacio, y cuando se habla de ciberseguridad la confianza es una de los pilares básicos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario