miércoles, 18 de octubre de 2017

Estableciendo una nueva rutina

“¿Me sirve un café, por favor?” Aunque esta frase a día de hoy sea inofensiva, no siempre lo ha sido. La propagación del uso del café dio lugar a numerosas controversias en varias culturas. En el año 1511, por ejemplo, un jefe islamita llegó a sostener que el verdadero fiel no podía hacer uso de él porque el Corán no hablaba de esa bebida, y la tildó de vicio. Al final triunfó el buen sentido, y el café, para la mayoría de los mortales, se ha convertido en una de las rutinas diarias más asentadas.


Aunque el sector  de la ciberseguridad nunca ha estado prohibido sí que no está siendo sencilla su intrusión entre el resto de rutinas y prioridades de las empresas.  El sector de la ciberseguridad coge fuerza y se instala en las empresas como otro pilar básico a tener en cuenta a la hora de planificar una estrategia global para la compañía. A medida que esto ocurre, los puestos de trabajo que son necesarios cubrir aumentan. A través de una encuesta realizada por Jane Bond Proyect se entrevén datos que reflejan la inestable situación que sufre la ciberseguridad en términos de empleo.

Por una parte, existe una escasez de talento disponible en el sector, lo que provoca un desequilibrio entre oferta  y demanda; por otra parte, los métodos y técnicas tradicionales usados por los departamentos de Recursos Humanos no se adaptan a las nuevas necesidades del sector ciberseguridad. Una cosa que queda clara viendo los resultados de la encuesta, es que el panorama actual deja ver una ausencia de formación por parte de los departamentos de RRHH en temas de ciberseguridad, lo que dificulta la contratación para cubrir los puestos vacíos existentes. Esta estampa da lugar a situaciones insólitas en las que el tiempo medio necesario para cubrir una vacante es de 6 meses y, en algunos casos, los puestos pueden llegar a estar descubiertos hasta un total de 9 meses.  

Wang, encargada del estudio, señala que en algunos de los casos los directivos se lamentan de que el departamento de RRHH esté buscando talento en el sitio equivocado, cubriendo los puestos gracias a bases de datos e invirtiendo en formación por parte de la propia empresa. En otros de los casos señalados por Wang, los puestos de mando consideran que es injusto culpar a los encargados de las contrataciones de la situación actual. Teniendo en cuenta que la industria de la seguridad es un sector muy especializado, con lenguaje y términos específicos, consideran conveniente la contratación a través de otra vía distinta a RRHH tradicional. La ineficacia de los recursos tradicionales es real y en muchos de los casos, a la hora de afrontar la situación de la búsqueda de perfiles, los departamentos encargados de la contratación hacen un “copia y pega” de ofertas ya existentes, no reflejando así las responsabilidades reales del puesto.

Otro detalle que ha salido a luz a través de este estudio es la irregularidad salarial en el sector. 8 de cada 10 puestos de trabajo del departamento de ciberseguridad son pagados por encima del rango salarial marcado en la oferta de empleo inicial, esto es debido a las negociaciones de aumento de sueldo provocadas por el conocimiento de la dificultad que existe para cubrir este tipo de puestos de trabajo: la mitad de las empresas entrevistadas confirmaron que se ven obligadas a realizar aumentos de sueldo para sellar los acuerdos. Estos puestos de trabajo son entre otros: ingenieros de seguridad, ingenieros de ventas de producto, analistas de respuestas a incidentes, analistas de los centros operativos de seguridad y expertos en seguridad de producto.

Aunque el estudio no busca reflejar la diversidad de género en el puesto, han salido a la luz datos que bien merecen ser subrayados. Según esta encuesta solo el 8% de los puestos de ciberseguridad están cubiertos actualmente por mujeres, y en estos casos las profesionales del sector no piden negociaciones de sueldo. Caso muy contrario es el de los hombres, los cuales piden revisiones de sueldo a los pocos meses de empezar a trabajar. 

Crece la conciencia empresarial sobre ciberseguridad, aumentando así la demanda y los puestos de empleos disponibles. El nuevo problema es cómo cubrir estas vacantes. En la historia de la humanidad siempre se ha necesitado un tiempo de adaptación a nuevas tendencias, y en este caso la ciberseguridad ya ha superado el primer paso siendo tenido en cuenta por los puestos de mando. Se están haciendo grandes progresos y la completa incorporación de la ciberseguridad a los pilares básicos de las empresas será posible con un poco de esfuerzo y una taza de café (que no es delito).

0 comentarios:

Publicar un comentario