viernes, 3 de noviembre de 2017

El valor de tu información

Si nos situamos en la Primera Guerra mundial sabemos que en una panadería bien podría haber más que pan y que un panadero podría ser perfectamente un espía. De hecho, la historia cuenta que un panadero de Moscú se convirtió en medio usado por el espionaje alemán para comunicarse entre ellos con tan solo su mirada y el conteo de las barras de pan. Era una técnica sencilla y peculiar que logró su objetivo: pasar desapercibida para el bando aliado. 


Al igual que en la Primera Guerra mundial, actualmente estamos en medio de otro tipo de guerra en la que la información es el bien más preciado. Criminales, defraudadores y ladrones del sector de la ciberseguridad han sabido ver este filón  y cada día surgen nuevos métodos para hacerles cumplir sus fechorías. Haciendo un repaso por las noticias de esta semana nos damos cuenta que, hoy más que nunca, la protección de tu información debería estar a la misma altura que la seguridad de tu casa o de tu coche.  

Dos de las más sonadas filtraciones de este año vuelven a los titulares para recordarnos lo importante que es hacer bien las cosas. Los exdirectores de Yahoo y Equifax irán a juicio, decimos exdirectores porque, para aquellos que no anden al corriente, dimitieron tras el filtrado masivo que sufrieron las respectivas empresas. El motivo del interrogatorio es conocer el método de actuación de la empresa una vez descubierto el ataque, ya que de haberlo hecho mal, mucho daño se podría haber evitado.

A mediados de semana nos llega esta cifra, 46,2 millones de números móviles malayos filtrados. 46,2 millones, se dice rápido. Criminales irrumpieron en los servidores del gobierno robando información de las bases de datos. Teniendo en cuenta que la población de Malasia es de 31,2 millones podemos afirmar, sin espacio para mucho error que toda la población del país se ha visto afectada. Todavía no se conoce al responsable pero es posible que con todos los números filtrados el número del responsable esté entre ellos, y sino debe ser de los pocos que faltan. 

Esta semana la temática trata de filtración de información. Grandes y pequeños, famosos y anónimos, cualquiera puede ser el objetivo de una filtración de información, ya sea por error propio o ajeno. En caso de que el error no sea tuyo, la recomendación sería “controla quien tiene acceso a tu información”, en caso que la situación sea la otra… infórmate y protege tus datos. En CIGTR, además de informarte de buenas y malas noticias, te damos acceso a los consejos y recomendaciones de los más expertos. Esta semana te dejamos 7 consejos para reducir el filtrado de información. De nada compañero/a.
  
El ataque de ransomware NotPetya que ocurrió a principios de verano no ha dejado indiferente a nadie. A finales de semana la gigante farmacéutica americana Merck  afirmaba que el notorio ataque  le ha hecho perder millones de dólares. A pesar de que NotPetya  fue inicialmente identificado como ransomware, ha sido recientemente estudiado y categorizado como “wiper”, ya que la información cifrada es imposible de recuperar aun pagando el rescate.  El mismo grupo que realizó este ataque es también el autor del reciente ataque de ransomware Bad Rabbit. El gran enemigo varía y perfecciona sus tácticas. 

Es posible que uno de nuestros mayores tesoros sea nuestra información privada, y aunque el espionaje entendido como en 1915 se encuentra lejos de la realidad actual, la filtración de información está cada día en el ruedo. La información es poder pero el conocimiento también, conocer los ciberataques que suceden a día de hoy nos mantiene alerta e informados de los últimos movimientos del bando contrario.  

0 comentarios:

Publicar un comentario