lunes, 13 de noviembre de 2017

Buenos cimientos

"Me despierto cada mañana en una casa que fue construida por esclavos. Y veo a mis hijas, dos jóvenes negras, inteligentes y hermosas, jugando con sus perros en los jardines de la Casa Blanca". Esta frase, extraída del emotivo discurso que Michelle Obama ofreció durante la Convención Nacional Demócrata el año pasado, dio lugar a un sinfín de dudas sobre el origen de la Casa Blanca. En realidad, los escasos registros escritos de la época no permiten llegar a esa conclusión con total certidumbre, pero aun no siendo del todo cierto, por un momento todos los ciudadanos de Estados Unidos se replantearon las bases sobre las que se asienta el orgullo americano.  

Hoy, en la entrevista de la semana, conocemos a Joe Stunz, quién fue Jefe de Policía para la Casablanca en la unidad de Seguridad y Ciberseguridad Nacional y ahora trabaja en Onew World Identity, empresa de búsqueda y estrategia independiente. Al igual que sucede con los orígenes de la Casa Blanca, en casi cualquier historia los principios sientan las bases del presente y hacen ver las cosas desde otra óptica. Joe Stunz, gracias a su desarrollo profesional, posee una especial habilidad para ver la situación actual de la ciberseguridad desde un punto de vista mucho más amplio.  

La evolución no solo trae cosas buenas. Algo que preocupa a los profesionales de la ciberseguridad es que a medida que evolucionamos no sólo perfeccionamos nuestras medidas de seguridad sino que los ataques se perfeccionan y se hacen más complejos. Cuando Stuntz es preguntado acerca del actual ciber riesgo al que se enfrentan las economías desarrolladas no puede evitar señalar que  al tener más infraestructuras y sistemas conectados a Internet la superficie de ataque es mayor: “La conectividad solo va a incrementar la introducción de dispositivos inteligentes como las IoT, el riesgo seguirá incrementando.”

Es cierto que actualmente los peligros son grandes y cada vez más diversificados, pero Stuntz es capaz de ver más allá de los riesgos que nos preocupan a día de hoy: “Más allá de los muy improbables ciberataques que causan impactos físicos, los riesgos que más me preocupan son los del sector financiero. Si la confianza y la seguridad en los mercados desaparecen, la economía podría colapsar y debido a la interconexión de las economías a día de hoy podría dar lugar a una crisis global.” 

Como ya señalaba Stunz anteriormente, cada país vive una realidad diferente cuando hablamos de tecnología por lo tanto el tipo de riesgos también varía: “Cada país tiene un diferente nivel de madurez en términos de ciberseguridad y un número variado de tipo de amenazas. Es cierto que algunos países no están tan desarrollados tecnológicamente lo que puede limitar su economía pero también reduce el ciber riesgo.” Según Stunz el mayor problema a día de hoy proviene de una falta de visión global: “Los ciberataques pueden darse también como una reacción a las relaciones internacionales y posiciones políticas. El enfoque para los países debe ser entender en un contexto más amplio y ver lo 'ciber' como una herramienta más de un país para cumplir sus objetivos.”

Aunque es cierto que la consciencia sobre ciberseguridad ha aumentado de manera drástica en los últimos años, todavía queda mucho que hacer y cada día aumentan los riesgos y amenazas. Cuando se le pregunta a Stunz acerca de cómo están enfocando el gobierno y las administraciones los ciber riesgos, esta es su respuesta: “El Gobierno ha tenido una rápida respuesta debido a que tiene que proteger todos los datos e información que le llega. Desafortunadamente, esta conciencia no siempre se traduce en una mejor seguridad, pero las cosas están mejorando.” Al nivel del consumidor la cosa cambia: “El aumento de los filtrados de información ha desembocado en un gran coste tanto económicamente como en términos de confianza del consumidor. Finalmente, el público es más consciente ya que la información personal y las contraseñas son algo atacado cada vez con más normalidad, pero como no impacta en las acciones del día a día su concienciación no está al nivel de los gobiernos y las empresas.” 

La sociedad está comenzando a ser consciente de la situación pero quizás no al ritmo requerido. Las capas más altas están despertando, gobiernos y grandes empresas comienzan a tener en cuenta la ciberseguridad dentro de sus estrategias. A los usuarios les está costando un poco más, el no ver un cambio en sus rutinas diarias les hace sentir el riesgo mucho más lejano de lo que realmente es. Intentemos evitar que, al igual que en la Casa Blanca, algún día miremos para atrás y queramos cambiar nuestra manera de hacer las cosas. 

0 comentarios:

Publicar un comentario