jueves, 7 de diciembre de 2017

¿Realidad o utopía?

Si tenemos en cuenta las historias existentes, la Smart city, o ciudad inteligente, se ha considerado siempre una quimera lejana. Aunque existen casos de novelas y películas sobre ciudades distópicas, en las que esta “inteligencia” de la ciudad da lugar a una pérdida de libertades por parte de los ciudadanos, existen muchos otros casos en los que esta ciudad inteligente se presenta como una realidad idealizada, muy lejos de la actual, en la que la comunicación descentralizada, la perfecta administración de los recursos y la mejora de la funcionalidad es una fantasía inalcanzable. Pero, ¿y si no estamos tan lejos de esa utopía? 


Este avance a la hora de gestionar los recursos ya ha llegado a las empresas, y son más las que cada día se quieren apuntar a la tendencia de la implantación de una estrategia de IoT dentro de sus compañías.  A la hora de realizar este cambio, la seguridad es la principal preocupación para las empresas, según los profesionales del sector IT. Este dato proviene de una encuesta publicada esta semana por Vanson Bourne, encargado por Wi-SUN Alliance, que entrevistó a 350 directivos implicados en la toma de decisiones del departamento IT en Estados Unidos, Reino Unido, Suecia y Dinamarca que ya están invirtiendo en al menos un IoT (Internet of Things) proyecto. El propósito de la encuesta es ayudar a comprender la manera en la que se percibe en el mercado este tipo de estrategias y ayudar a planificar operaciones futuras. Wi-SUN es una organización sin ánimo de lucro internacional con la misión de impulsar comunicaciones de IoT interoperables basadas en estándares globales abiertos en IoT industrial, con especial preocupación por los servicios públicos y las ciudades inteligentes.

Uno de los motivos principales para comenzar a hacer cambios en la estrategia de las empresas y comenzar a tener el IoT en cuenta, es la necesidad de mantenerse en la vanguardia y sentirse capacitados para incorporar las últimas tecnologías en las empresas. A pesar la existencia de motivaciones, el 90% de los encuestados admiten que la implementación de IoT en sus empresas es complicada. Dentro de este porcentaje, casi la mitad culpan al costo de implementación como la mayor dificultad a la hora de realizar los cambios. Este impedimento va seguido de la existencia de otras prioridades en competencia y la necesidad de una infraestructura de TI intimidantemente compleja para poder llevar a cabo la implementación de IoT dentro de la empresa. Otro de los obstáculos que los encuestados determinan como definitivos a la hora de no realizar el cambio es el problema de financiamiento.  

Uno de los hallazgos clave de la encuesta es la diferencia por países, las empresas estadounidenses van por delante de los otros tres países encuestados con estrategias de IoT totalmente implementadas. Respectivamente y en orden de desarrollo de este tipo de estrategias se sitúan Reino Unido con un 47%, Suecia con un 44% y 24% en Dinamarca. Pero el estudio no solo se centra en las empresas y en sus estrategias. A la hora de sacar conclusiones acerca de la implementación de estrategias IoT en ciudades inteligentes o servicios públicos una gran mayoría posiciona la seguridad como el principal motivo a la hora de realizar esta Un resultado claro de la encuesta es la característica más importante cuando se considera el establecimiento de estos cambios.

Estas dos características se ajustan bien a la descripción del diseño de la red propuesto por Wi-SUN. "Wi-Sun se basa en la capa de comunicaciones", dice Phil Beecher, presidente de Wi-SUN Alliance, "Estamos ofreciendo lo que podríamos para una malla inalámbrica IoT para exteriores a gran escala que se parece a Internet. Tiene toda la resistencia y confiabilidad de una red de comunicación descentralizada. Por lo tanto, cualquier aplicación que se ejecute sobre UDP o TCP puede ejecutarse sobre Wi-SUN." Eso, por supuesto, es solo parte de una red IoT a gran escala. "En una ciudad inteligente", continúa, "proporcionamos comunicación inalámbrica entre las luces de la calle, o desde las luces de la calle a las señales de tráfico." Aunque lo parezca, Phil Beecher, no se refiere a una red Wi-fi habitual porque el alcance del Wi-fi es demasiado limitado. Wi-SUN utiliza comunicaciones de radio más fuertes capaces de cubrir hasta varios kilómetros.

Organizaciones como Wi-SUN nos acercan a esta utopía, que después de los datos de esta encuesta y la opinión de un experto en la materia como Phil Beecher, no parece tan lejana. Las empresas están viendo cada vez más necesario el cambio en sus tácticas y, parece ser que las ciudades serán las siguientes en comenzar este cambio.

0 comentarios:

Publicar un comentario