viernes, 16 de marzo de 2018

¿Quién ha dicho ciberguerra?

En la ciberguerra el arma más poderosa no dispara, teclea. Muy lejos ya de ser una excentricidad o el argumento de una película de ciencia ficción, la ciberguerra está cada vez más presente. Los ataques, los filtrados de información y el ciber-espionaje comienzan a ser temas mundanos que llegan a los medios generalistas. ¿Estamos a las puertas de una ciber-guerra? ¿O esta ya está en marcha y no nos estamos dando cuenta?


Hace un año las alarmas saltaban, un grupo de ciber-delincuentes relacionado con China fue detectado usando un nuevo tipo de malware contra una organización que proveía de servicios al gobierno británico. APT15, Ke3chang, Mirage, Vixen Panda y Playful Dragon son los autores de estas fechorías y fueron descubiertos cuando el Grupo NCC comenzó a revisar sus actividades debido a que un cliente se viera afectado por estos ciberataques.  Windows fue la plataforma que usaron los malhechores para realizar sus ilegales actividades. Pero lo que queda en el transfondo es, ¿tiene algo China en contra de Reino Unido? ¿Será todo esto una estrategia de ataque en la ciberguerra en la que estamos inmersos?

China sigue estando en el centro de esta noticia, esta vez no es por atacar sino directament epor falta de confianza por parte de otros paises en sus productos. Esta semana descubrimos que Australia ha prohibido el uso de Wechat, una aplicación china de mensajería, por miedo en términos de seguridad nacional. Será el sector militar el que no podrá usar la app debido a que se tienen las serias sospechas de que China podría estar usando estas conexiones para destapar estrategias militares de seguridad. La desconfianza es el primer indicio de una guerra.

Turquía, Parkistán y Taijikistán son otros de los personajes de esta potente Guerra que parece que se nos viene encima en el mundo de la ciberseguridad. En este caso, el ataque viene de parte de MuddyWater. El nombre de este tipo de campañas viene por la confusión que provocan. Esta nueva oleada no tiene el único objetivo de atacar sino de realizar actividades de ciber-espionaje contra ciudades e industrias. La información es poder y parece ser que en el lado oscuro lo sabe.

Otro de los personajes principals en toda esta historia son las criptomonedas. Con gran cantidad de defensores, les ha surgido un enemigo con el que va a ser difícil luchar. Esta semana el gigante de Google ha echado el freno y ha prohibido la publicidad de criptomonedas en su plataforma. No ha dado explicación ninguna al respecto pero parece que la medida será llevada a cabo a partir del mes de Junio. Desde luego, esta medida va a ser un gran impedimenta para bitcoin y familiares. ¿Cómo reaccionarán los ya millones de usuarios de las criptodivisas?


Nadie nos puede confirmar si la ciberguerra está por llegar o si ya estamos inmersos en ella, pero lo que está claro es que las cosas van rápidas y que los gobiernos y organizaciones se están comenzando a implicar. Sálvese quien pueda. 

0 comentarios:

Publicar un comentario