lunes, 23 de abril de 2018

Jugando al "escondite" entre potencias mundiales

Desde tiempos inmemoriables, la relación entre Estados Unidos y Rusia siempre ha tenido altibajos. Las formas de ataque están cambiando y lo que hace años eran tanques, misiles y soldados, hoy en día se convierten en ataques silenciosos que afectan a nuestros dispositivos y causan daños inimaginables a grandes empresas e infraestructuras de todo el mundo. Presuntos ataques cibernéticos escondidos en la red han sembrado la desconfianza en países como Estados Unidos y Reino Unido, acusando a un jugador en este peligroso juego del "escondite": Rusia.


Estados Unidos acusa directamente al gobierno ruso de dirigir ataques contra organizaciones norteamericanas para interferir en las elecciones presidenciales. En la actualidad, funcionarios de inteligencia estadounidenses y británicos advierten que los piratas informáticos rusos están intentando requisar ordenadores personales y plantar semillas para futuros ciberataques. 

Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional de los Estados Unidos se ha pronunciado sobre estos recientes ciberataques: "Explotaban y escaneaban vulnerabilidades en dispositivos conectados en red, incluidos los routers que todos tenemos en nuestros hogares... Lo que realmente nos preocupa es que, cuando está en el sistema, puedan usar ese acceso en el futuro para posibles ataques destructivos." 

Los avances en casas inteligentes plantean un problema para Nielsen en temas de ciberseguridad. Muchos de nuestros electrodomésticos, domótica y dispositivos están conectados en la misma red doméstica, lo que puede ser la puerta a visitantes no deseados:  "Lo esencial es que cualquier dispositivo que esté conectado a Internet podría ser atacado. Entonces debes pensar tanto en tus datos como en la función de aquello contra lo que intentas protegerte. Todo está hiperconectado y dependemos de esa interconexión digital. Creo que veremos más y más instancias donde haya motivos de preocupación para los dispositivos cotidianos." 

En una entrevista para CBS News, comentó las nuevas formas de ataque de los ciberdelincuentes y cómo han cambiado y "sofisticado" en los últimos años: "Era muy fácil de hacer y sabías que solía ser algo que fácilmente podrías detectar. Recibías un correo electrónico diciendo que acababas de ganar un millón de dólares. Lo más probable es que no lo hubieras ganado, por lo que es posible que no hicieras clic en él. Pero ahora, es posible que envíen un correo electrónico que parece que es de tu hermana que está hablando de un restaurante que le envía una reseña para hacer clic en él. Esos son mucho más difíciles de detectar en el mejor de los casos." En Estados Unidos la mayor parte del malware proviene de correos electrónicos de phising y esto sucede millones y millones de veces a la semana.

En la mayoría de los casos, el acceso a la información por parte de los ciberdelincuentes no procede de un ataque, sino de nuestra cesión de información sin ser conscientes de ello. "la mayoría de los estadounidenses se sorprenderían de la cantidad de información que voluntariamente pusieron en línea o que se les da a otros, y suponen que otros podrían protegerla." explica Kirstjen. Ahí se encuentra uno de los puntos débiles. Entregar información a terceros confiando plenamente en que va a ser protegida, algo que en muchos de los casos no ocurre así.

Como usuarios, debemos de ser nosotros mismos los que protejamos nuestra información en la red. Cada día se producen millones de ataques, y no solo enfocados a grandes empresas. En el caso de las elecciones, por ejemplo, tu voto podría llegar a estar condicionado a través de ataques en tu hogar provenientes de ciberdelincuentes, en los  que en raras ocasiones se llega a conocer la bandera que portan en este juego del "escondite entre grandes potencias".

0 comentarios:

Publicar un comentario