viernes, 27 de abril de 2018

La fábula de la tortuga y la liebre

Esta fábula comienza con una apuesta que la tortuga, cansada de las burlas de la liebre, le propone a ésta, para demostrar quién es más veloz. Al comenzar la carrera frente a todos los asistentes, la tortuga va avanzando poco a poco hacia la meta. La liebre, confiada por ser la más veloz, se ríe de ella y remolonea hasta quedarse dormida bajo un árbol. La tortuga, con paso lento pero firme se acerca a la meta, hasta que la liebre se percata de ello y echa a correr. A pesar de su esfuerzo, la tortuga gana la carrera y le da una lección a la liebre.




La GDPR (Reglamento general de protección de datos de la UE) avanza con paso firme para su próxima y reciente implantación. A pesar de lo que se pueda creer, muchas empresas están trabajando para ello, pero muchas otras están rezagadas. ¿Les ocurrirá como en la fábula de la liebre y la tortuga?

A menos de un mes para la implantación de la GDPR, más de la mitad de las empresas sigue sin estar preparada para su aplicación. El ranking de los países menos preparados para la llegada de este reglamento lo encabeza España. El próximo 25 de mayo de 2018, entrará en vigor una de las normativas más potentes en favor de la protección de datos y la privacidad, lo que ha provocado que la mayoría de las empresas no sean capaces de cumplir con sus requerimientos. Al margen de estar preparadas o no, muchas de ellas tampoco han examinado a sus partners y terceras partes sobre si éstas se han adaptado a dicho reglamento. Muy pocas empresas son plenamente conscientes de los importantes riesgos de incumplimiento y han valorado su reciente implantación.

Una de las compañías que se ha puesto las pilas con la GDPR ha sido la red social Twitter. la compañía reveló su nueva política de privacidad el pasado martes. Las empresas de todo el mundo están actualizando sus políticas de privacidad para cumplir con dicho reglamento. Esta regulación otorga a las personas los nuevos derechos de acceso y eliminación de datos que compañías como Twitter han recopilado sobre ellos años atrás. Twitter recopila información de nuestros dispositivos y de los sitios web que visita que incluyen contenido de Twitter, independientemente de si ha iniciado sesión en el servicio o no, y también recopila información de contacto de sus amigos, familiares, conocidos, contactos comerciales o cualquier otra persona que pueda tener su dirección de correo electrónico o número de teléfono en sus contactos, algo que va a cambiar con la aplicación de la GDPR.

Más que una obligación para las empresas, la GDPR es una cuestión de transparencia. Es fácil quedarse a primeros rasgos, con la revisión de multas potenciales o establecer procedimientos de seguridad eficientes para garantizar el cumplimiento, pero el fin principal de esta regulación es la transparencia. La mayoría de los departamentos de TI ya habrán abordado la necesidad de mejorar la seguridad, pero esto no implica necesariamente transparencia digital. Si bien los datos de los clientes se pueden pseudonimizar o defender de otra manera, es posible que no puedan satisfacer el requisito de 'derecho a ser olvidado' como indica la GDPR

La carrera ha empezado hace tiempo. La GDPR ha ido avanzando lentamente y la mayoría de las empresas han decidido relajarse y confiar en su propia rapidez, pero ¿ganará la carrera la tortuga como ocurre en el cuento?







0 comentarios:

Publicar un comentario